Explosiones en Guadalajara: Una tragedia que no debió ocurrir

Imagen propiedad del Instituto de Información Estadística y Geográfica IIEG
El 22 de abril del año 1992 a solo 1 kilómetro y medio de nuestra colonia Guadalajara se convertía en noticia por un trágico acontecimiento. La prensa nacional e internacional hablaba de al menos 200 fallecidos en las explosiones de Guadalajara. $ads={1}

22 de abril de 1992: Comienza la tragedia

Los reportes oficiales dicen que la mañana del 21 de abril de ese mismo año los vecinos de la calle Gante llamaron al ayuntamiento de Guadalajara y reportaron que existía un fuerte aroma a gasolina y se percibía que había humo en las alcantarillas y que durante la noche bomberos y técnicos de Pemex asistieron a la calle antes mencionada para realizar las revisiones.

La mañana del 22 de abril a 9:30 el mayor Trinidad López Rivas quien era director de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos de Jalisco: Convoco a una rueda de prensa y le dijo a los reporteros que no había peligro alguno. El entonces Presidente Municipal Enrique Dau Flores aseguro que no era necesario evacuar la zona.

A las 10:00 de la mañana comenzó a salir humo blanco de las alcantarillas, las tapas comenzaron agotarse, 5 minutos después las 2 primeras explosiones se registraron, una en la Calzada Independencia y la segunda en la esquina de Gante y 20 de noviembre.

La tercera explosión ocurrió bajo una ruta de pasajeros el cual salio proyectado por los aires en Nicolás Bravo. La avenida González Gallo fue el cuarto escenario de la tragedia, trabajadores de las fábricas ubicadas en dicha avenida fueron evacuados inmediatamente.

A las 10:16 comenzaron a llegar los cuerpos de rescate y voluntariado a las zonas afectadas. Después del quinto estallido en las calles Gante y Calzada del ejército comenzaron las evacuaciones en el barrio de Mexicaltzingo, por toda la ciudad se escuchaban las sirenas de emergencia.

Gente corriendo y llorando desorientada no podían creer lo que estaba pasando, las calles ya parecían zona de guerra y apenas se estaba llegando a la mitad del trágico acontecimiento.

Las siguientes detonaciones ocurrieron en 5 de febrero y Rio Bravo, Gante y Silverio García, Av. Rio Nilo y Rio Bravo, para este punto ya eran evacuadas la colonia Atlas, el Álamo Industrial, El Rosario, Quinta Velarde, Fraccionamiento Revolución y el centro del municipio de Tlaquepaque.

Finalmente a las 11:16 se reportaron los últimos dos estruendos, uno de ellos en la esquina de Rio Pecos y Rio Alamo y el otro en González Gallo y Rio Suchiate.

Según las cifras lamentablemente 212 personas perdieron la vida, hubo cerca de 69 desaparecidos y más de mil ochocientos lesionados. Pero testimonios de sobrevivientes y voluntarios aseguran que eran más bajas y heridos.

Los cuerpos fueron llevados en su mayoría a un complejo deportivo en donde multitudes de personas que buscaban a sus familiares desaparecidos presionaron a los policías en las puertas. Hubo como mínimo 9 personas señaladas como responsables directa o indirectamente. Pero ninguno de ellos fue encarcelado.
Publicar un comentario (0)
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad